Artigos

23J: los mayores exigen mejoras en sanidad, dependencia, acabar con el edadismo y pensiones dignas

LAURA MORO

Foto: Europa Press

23J: Las elecciones generales con más votantes sénior de la historia de España

Este domingo 23 de julio se celebran las elecciones generales en España. Después de los resultados electorales del pasado mes de mayo, el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tomó la decisión de adelantar las votaciones y por eso, hoy, los españoles deciden si quieren que Sánchez siga al frente de la Moncloa, o haya un cambio de mandos.

Al igual que ocurrió en las autonómicas y municipales, el voto sénior será esencial, ya que según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística muestran que los mayores de 65 años son cerca del 26% del censo electoral (9 millones de personas) y si incluimos a los que superan los 55 años, estaríamos hablando ya de más del 44%. Es decir, más de 15 millones de personas que tendrán en su mano elegir al próximo presidente de España, –casi la mitad de los votantes–, por lo que los partidos tendrán que tener muy en cuenta a este colectivo.

En 65YMÁS hemos estado preguntando a las principales asociaciones de mayores qué es lo que piden al nuevo gobierno y cuáles son sus reivindicaciones.

Pensiones, mejorar la atención sanitaria y el sistema de cuidados y acabar con el edadismo son algunas de las demandas de las mayores, que además piden a todas las formaciones políticas “consensos políticos estables que garanticen el fortalecimiento de nuestro estado de bienestar, que posibilite avanzar de manera decidida en restaurar y consolidar el contrato social entre generaciones”.

A continuación, detallamos qué es lo que quieren cambiar para garantizar que la próxima generación de sénior no tiene que enfrentarse a estos problemas.

La sanidad es una de las grandes preocupaciones de los mayores, y desde la Confederación Estatal de Asociaciones y Federaciones de Alumnos y Exalumnos de los Programas Universitarios De Mayores (CAUMAS) piden al nuevo ministro/a de Sanidad que proteja el “sistema de salud centrado en la persona y con un modelo de atención de larga duración, que sea accesible para todas las personas”.

Lo que pide la asociación es todo un reto, sobre todo porque “desde la pandemia hemos visto como las costuras de la sanidad pública han saltado por los aire”, aseguran desde la Federación de Pensionistas y Jubilados de Comisiones Obreras (CC.OO Pensionistas), y por eso “se necesita mucha más inversión, y no la hay. Mirando los datos de antes de la pandemia, en conreto en 2019, la inversión en sanidad pública era de un 6,4%, muy baja si se compara con otros países. Nosotros creemos que debería subir al 7,5%. Vemos que no se toman en serio que nuestro modelo de sanidad haya dejado de a ser uno los mejores”.

Con el aumento de la inversión, se podría conseguir lo que piden desde CONJUPES: “Que las listas de espera se reduzcan. Hay gente que lleva más de un año esperando para operarse, con las limitaciones y el dolor que eso conlleva”.

En lo que respecta a las propuestas en materia de sanidad, la Plataforma de Mayores y Pensionistas (PMP) aboga por la implementación de un Plan Nacional de Salud para las Personas Mayores y con Discapacidad, que propone el emprendimiento de las reformas que precisa el sistema de salud, especialmente en su gobernanza, y pone el foco en el personal sanitario, en el fortalecimiento de la salud pública, de la salud mental y la atención primaria, así como en los cuidados, en la coordinación sociosanitaria, y en la ampliación de la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, especialmente en atención bucodental.

La asociación hace hincapié en la urgente necesidad de activación de un Plan Nacional Anticaídas a nivel central, autonómico y municipal: “Las caídas son la principal causa de muerte accidental en personas mayores de 65 años y la quinta causa de mortalidad a nivel nacional. Además, según datos del Ministerio de Sanidad, en 2021 fueron hospitalizadas por caídas 236.029 personas mayores. La magnitud de esta cifra exige tomar medidas similares a la adoptada por el gobierno de Francia con su ‘Plan Nacional Anticaídas de las Personas Mayores’”.

Por su parte, desde la Federación de Asociaciones de Personas Mayores de Cataluña (FATEC) y la Unión Democrática de Pensionistas (Mayores UDP) piden “revitalizar la estrategia de Medicina y enfermería Geriátrica con la formación y el reciclaje de los profesionales, especialmente en el ámbito de la geriatría y la gerontología para elevar el perfil del Grupo de Expertos Geriátricos como aconseja la Agencia Europea de Medicamentos”.

Mayores Telefónica también ve necesario el aumento de la plantilla de geriatras en los centros de salud y hospitales, y añaden que es necesario trabajar por “implementar avances en las tantas veces proclamada coordinación de los Servicios Sociales y sanitarios”.

Y por último, Mayores UDP pone el foco en la Atención Primaria: “Desde que llegó la Pandemia ha empeorado mucho, las listas de espera han aumentado tanto que no nos queda más remedio que ir a Urgencias.”

Después de la salud, la principal preocupación de las personas mayores es la economía: “Todo el mundo debería tener tranquilidad económica en su vida y reconocido sus derechos”, reivindican desde la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA). Y por eso, las pensiones no podían faltar entre las reivindicaciones de nuestros sénior, que ante todo quieren que el ejecutivo garantice una “pensión mínima que permita vivir con dignidad”, apuntan desde CAUMAS. Y desde CONJUPES añaden: “Es primordial para poder tener una vida digna y no tener que pasar penurias. Hay que poder llegar a fin de mes, que muchas personas a día de hoy no pueden”.

Sobre esto mismo, FATEC recuerda que lo que establece el artículo 50 de la Constitución: “Dónde los poderes públicos deben garantizar, mediante pensiones adecuadas y, periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán el bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán a sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio”.

Además de esta garantía, la asociación pide al Gobierno que se comprometa a conseguir “el 70% de la base reguladora para el cálculo de las pensiones de viudedad cumpliendo la proposición aprobada en su día por el Congreso de Diputados, y ampliar el acceso al Ingreso Mínimo Vital para personas que superen el umbral de pobreza severa, y que se encuentran en una situación de emergencia social”.

La autonomía económica de los mayores es esencial: las rentas deben mejorarse, el artículo 15 de la Constitución debe cumplirse y las pensiones deben blindarse”, apuntan desde Mayores UDP.

Los servicios sociales también se suman a la lista de mejoras de los sénior, que ven necesario repensar “un nuevo modelo de atención de larga duración que abarque todos los servicios y soportes que las personas mayores necesitamos”, apuntan desde FATEC.

Y añaden: “Hay que asegurar que la aplicación de la ley de dependencia y la promoción de la autonomía personal garantice las necesidades de las personas que, por encontrarse en situación de especial vulnerabilidad, que requieren apoyos para desarrollar sus actividades y poder ejercer plenamente los sus derechos de ciudadanía”.

Sobre esta ley, Mayores UDP quiere “que se reduzcan los plazos de valoración de la dependencia, que son interminables, y no hay mucho tiempo que esperar. Cuanto más tiempo se tarda en hacer la valoración, más problemas tiene tanto la persona interesada como su familia”.

También los pensionistas de CC.OO se suman a esta petición: “La inversión en dependencia debe aumentar porque las personas mayores de 65 años alcanzamos el 20% de la sociedad, y hay provincias que incluso el 30-40%. Si seguimos esta proyección, en el 2050 nos vamos a encontrar con el 30% de la población mayor de 65 años. No es un problema, pero es un reto que tanto el Estado como las Autonomías deben hacer frente”.

Por su parte, la PMP pide a los partidos políticos un Pacto de Estado en Materia de Cuidados de Larga Duración, al cual es imprescindible que se sumen todas las Administraciones Públicas, incluidas las Comunidades Autónomas y las entidades locales.

“El contenido y objetivos de dicho pacto de Estado se basa fundamentalmente en un cambio de modelo de cuidados, de manera que se abandonen las prácticas asistencialistas, rígidas y jerárquicas, para pasar a un modelo de atención integral y centrada en las personas que garantice la autonomía, la dignidad y los derechos de las personas mayores y con discapacidad, lo que resulta coincidente con las recomendaciones en materia de cuidados de la comunidad experta y los organismos internacionales, como la OMS, la OCDE y la UE”, aclaran.

Poder elegir donde vivir

Poniendo el foco en las necesidades de las personas mayores más vulnerables con necesidad de apoyo y cuidados, CEOMA cree que es necesario respetar sus preferencias “dónde quieren vivir y como” y “qué tipo de servicios quieren recibir.  Es preciso mejorar la calidad de vida de las personas mayores: vivan donde vivan, estén donde estén, en centros o en su propio domicilio, contando con la mejor atención de un equipo interdisciplinar que les preste una atención integrada y centrada en la persona con los cuidados adecuados a las necesidades de cada personas siendo estos dignos y humanizados”.

Y concluyen: “Por muy mayor que sea la persona, siempre se quiere vivir un año más, y cuando ese año pasa, otro más, y hay que vivir bien, con calidad de vida, y recibiendo el respeto de todos”.

También desde CC.OO aseguran que “las personas mayores queremos estar en nuestros domicilios el mayor tiempo posible, pero claro, hay que aumentar la ayuda al domicilio con más personas, más preparadas, mejores sueldos, más horas y más días“.

Que las instituciones aumenten los recursos destinados a la ayuda a domicilio es otra de las peticiones de Mayores UDP, que consideran que muchos mayores que quieren vivir en sus casas no pueden hacerlo porque no tienen los recursos necesarios para adaptar sus hogares a sus nuevas necesidades. “Hay que solucionar el problema”.

Residencias

Las residencias de mayores también están presentes entre las reivindicaciones de los mayores, y desde Mayores Telefónica reclaman lo siguiente: una atención cercana y personal, coordinación con el sistema sanitario y hospitalario público, incrementar plazas públicas y concertadas para garantizar el acceso universal mediante evaluaciones socio-sanitarias, y luchas contra el maltrato eliminando las sujeciones físicas o químicas.

Sobre las residencias y sus profesionales también se ha pronunciado Fatec, que cree que es necesario mejorar las condiciones de trabajo de estos profesionales y adoptar “un plan de acción en la lucha contra el abuso de mayores”.

Desde Mayores UDP tampoco se han olvidado de los centros de mayores, y quieren “una transformación hacia unidades más pequeñas con personal suficiente que garantice la asistencia de todos sus usuarios, y se cumplan con los servicios mínimos marcados”.

Y CC.OO Pensionistas añaden: “Pedimos que las residencias no tengan tantos usuarios, y con mayor atención para que se les pueda atender como se merecen. Además creemos que se debe de equilibrar el número de residencias de gestión privada y pública, que en el caso de las primera hay muchas comunidades donde el número es muy elevado”.

Edadismo

Acabar con la discriminación por edad en todas sus facetas es el objetivo común de todas las asociaciones de mayores, que no dudan en pedir que “las actitudes edadistas sean sancionadas”, y que dejen de tratarles con paternalismo: “Que necesitemos más tiempo para hacer las cosas, no quiere decir que no seamos capaces de hacerlo”, aseguran desde CONJUPES.

Para FATEC esta lucha debería empezar en la “esfera política y alentar a las personas mayores a participar como candidatos y candidatas e incorporarlos a las listas de sus partidos”.

Además piden:

  • Asegurar que se adopte una directiva sobre la igualdad de trato en el acceso a bienes y servicios y la plena aplicación de la Ley de accesibilidad, garantizando los derechos de las personas con capacidades diferentes, facilitando su inclusión y participación en igualdad de condiciones que el resto de la población.
  • Supervisar la aplicación de la Convención de Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación, por razón de sexo, pensamiento religioso o político y que se aplique a las personas mayores.
  • Apoyar los debates que permitan fortalecer la protección de los derechos humanos de las personas mayores.
  • Emprender una reforma fiscal en profundidad que permita garantizar nuestro Estado del Bienestar y mejorar la financiación hacia las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos para el ejercicio de sus competencias en el ámbito de las políticas de cohesión social.

Por su parte, desde CEOMA apuestan por enseñar a ser solidarios con los mayores: “Una sociedad mayoritariamente solidaria genera círculos virtuosos que contribuyen a que la solidaridad se convierta en una actitud común. Las sociedades son intergeneracionales y hay que potenciar los lazos y relaciones entre personas jóvenes y mayores formando sociedad inclusivas para todos”.

Y desde Mayores UDP apuestan por “campañas institucionales contra el edadismo”.

Edadismo laboral

FATEC también ve necesario que el edadismo se erradique del mercado laboral y por eso reivindican: “Promover campañas de sensibilización sobre la importancia de la lucha por la edad en el puesto de trabajo. Valorar las habilidades y conocimientos de las personas mayores en el mercado laboral, reconociendo la necesidad de facilitar una vida laboral más prolongada para combatir la discriminación por edad.

Y “aprovechar el potencial de las transferencias intergeneracionales del conocimiento, crear puestos de trabajo que valoren, respectivamente, las habilidades de los trabajadores de mayor edad y jóvenes, y permitir que ambos grupos de edad crezcan profesionalmente y se adapten al cambiante mercado laboral”.

Brecha digital

No podía faltar. Desde que Carlos San Juan pusiera sobre la mesa el maltrato de los bancos a los mayores por la digitalización de sus servicios, son muchos los colectivos que se han sumado a esta lucha, no solo por la banca, sino por todos los trámites administrativos que cada vez cuesta más hacerlos de manera presencial. “La digitalización nos ha atropellado a los mayores porque no tenemos las habilidades de los jóvenes. Muchas veces no es que no queramos aprender, es que no podemos hacerlo porque no tenemos herramientas”, explican desde CC.OO Pensionsitas.

“Sabemos que la digitalización puede ahorrar trámites, pero necesitamos ayuda. Los mayores no nos fiamos, y tenemos miedo de ser estafados. Necesitamos ayuda material para no depender de nadie para hacer estos trámites”, añaden.

Pero los mayores no solo ven problema en el acceso a los trámites, sino también en el pago con tarjeta o con el móvil, que parece poner en peligro el dinero en efectivo: “Cada vez se utiliza menos, pero hay mucha gente mayor que prefiere el efecto a la tarjeta o el móvil, y no puede desaparecer”.

FATEC ve necesario “apoyar la vida independiente a través del desarrollo de las TIC a domicilio, la vivienda inteligente y los servicios digitales, teniendo en cuenta la brecha digital de los mayores y haciéndoles participar en la construcción de nuevas aplicaciones”.

Y además proponen “pedir iniciativas para erradicar la brecha digital, invirtiendo en infraestructuras para aumentar las capacidades digitales de todos los grupos de edad, respetando el derecho de cualquier ciudadano a utilizar tecnologías tradicionales, para apoyar el derecho de las personas mayores a participar en igualdad en la sociedad”.

CAUMAS y CEOMA también se suman a esta petición y creen que la alfabetización digital de los mayores tiene que mejorar y las insitituciones deben “poner los medios para ser ‘persona digital'”.

Por su parte, Mayores UDP ve necesario que haya “atención presencial y personalizada en las administraciones como bancos y servicios de salud”. Quieren que estos servicios convivan con las citas online o telefónicas para que los mayores se encuentren en igualdad de condiciones: “Las tecnologías tienen que ser accesibles para todo el mundo, pero para ello hay que tener los medios y el conocimiento para hacerlo”.

En resumen, los mayores quieren que se garantice los derechos digitales de las personas; con acceso a una tecnología para todos, sin discriminación de ningún tipo y poniendo especial interés en los colectivos más vulnerables.

Soledad no deseada

La pandemia silenciosa que sufren tantas personas mayores en nuestro país debe acabar, y por eso la PMP “propone a las formaciones políticas la activación de la Estrategia Nacional para prevenir y combatir la soledad no deseada, dado que se trata de grave problema de bienestar social y salud pública que afecta, según los estudios recientes, a casi un 14% de la población de nuestro país. Por lo tanto, dicha estrategia debe ser objeto de oferta electoral de todos los partidos políticos que concurran a las próximas elecciones generales y de obligado cumplimiento por aquellos que sean encargados de formar gobierno”.

También desde Mayores UDP y FATEC ven necesario combatir la soledad y el aislamiento social, que “está dando como resultado unas condiciones de salud adversas”. 

Por su parte desde CONJUPES han puesto el foco en un asuntos muy importante: la lista de espera en psicólogos “para las personas que se encuentran en situación de soledad no deseada. Están meses esperando para que les den una cita. Se necesitan más psicólogos para atender a personas que están sufriendo”.

CEOMA se suma y añade: “Para paliar y prevenir la soledad no deseada de las personas mayores que vivan en sus hogares, en residencias, centros de día, etc. hay que integrar las estrategias y políticas de todas las AAPP, ya sean de carácter local, autonómico, estatal o europea, sobre la soledad en una única, eliminando la fragmentación y la generación de compartimentos estancos, en términos de equidad. Solo así lograremos una sociedad más cohesionada, mejoraremos el bienestar de las personas mayores y no se dejará a nadie atrás.”

Envejecimiento activo y formar parte activa de la sociedad

Ofrecer a los mayores actividades y servicios que promuevan la salud física y mental a través de un enfoque de perspectiva de curso de vida,
con un programa de salud y una fuerte prioridad presupuestaria, es otra de sus peticiones. CAUMAS cree que para conseguirlo hay que “desarrollar una estrategia de longevidad para un envejecimiento saludable, activo y participativo, e impulsar y mejorar la oferta de actividades que estimulen las habilidades de las personas mayores, para que retrasen la dependencia, alerten sobre soledad no deseada y beneficien, tanto a las personas mayores como a sus familias”.

Por su parte, desde FATEC ven necesario la creación de “programas sobre envejecimiento activo y saludable como una iniciativa clave para la mejora de la salud y el incremento de la esperanza de vida”. Y piden el reconocimiento “y el apoyo al trabajo de Entidades sociales y de los voluntarios mayores, a través de una financiación de fondos sociales; para llevar a cabo acciones y actividades que potencien un envejecimiento socialmente productivo”.

Para que los mayores vivan una vida plena es necesario que exista una igualdad en el trato, y la organización cree que para eso también debería aplicarse la “Ley de accesibilidad accesibilidad, garantizando los derechos de las personas con capacidades diferentes, facilitando su inclusión y participación en igualdad de condiciones que el resto de la población”

Además, la asocación ve necesario “incluir a las personas mayores en el diálogo civil sobre el desarrollo sostenible y la transmisión intergeneracional de conocimientos, valores y cultura”.

Lo mismo opinan desde Mayores UDP, que piden al partido político que llegue al poder que “se cuente con la participación de los mayores en cualquier foro donde se decida sobre nuestras vidas. Habría que empezar por los ayuntamientos, y en los partidos debería haber también genete mayor”.

Otras peticiones: brecha de género, emergencia climática, zonas rurales y entornos amigables

CEOMA cree que “para conseguir que la sociedad, cada vez más envejecida, se desarrolle de forma sostenible con todo su potencial humano, es preciso considerar a las personas mayores y, de manera especial, a las mujeres mayores, como personas activas, y como agentes de cambio al que contribuyen”.

“Todavía queda mucho para que se consiga la plena igualdad de derechos y oportunidades en los distintos ámbitos de la vida. Por eso, urge concienciar y avanzar en las políticas con perspectiva de edad y de género que den respuesta a las necesidades de la mujer mayor favoreciendo su empoderamiento e inclusión participativa en las políticas públicas sin excepción”. Y concluyen: “Estamos siendo testigos de un movimiento imparable de mujeres mayores dispuestas a transformar el mundo y a ser protagonistas de la sociedad”.

Cambio climático

Otro de los retos que tiene el nuevo gobierno es el cambio climático. Desde la asociaicón creen que para garantizar la calidad de vida de los mayores es necesario poner “ponga en marcha un protocolo de alerta especial y un plan de acción específico para las personas mayores en relación con las emergencias y catástrofes climáticas”.

“Pedimos que se cree un sistema operativo de alerta temprana accesible a todas las personas mayores vulnerables que emita información en tiempo real ante el incremento del nivel de riesgo de los eventos climáticos externos. Exigimos que se establezca protocolos de pronta respuesta, no solo a nivel central, sino especialmente a nivel local, para apoyar las poblaciones en riesgo, como ya existe en muchas ciudades como Los Ángeles o San Francisco”, aseguran.

Ley de vivienda

Mayores UDP cree que esta norma debería tener en cuenta “las familias con personas mayores, bien con viviendas colaborativas, cohousing, pisos tutelados o apartamentos adaptados.. Es importante que se fomente este tipo de vivienda, aunque haya que pagar un alquiler. No debería ser muy caro, y solucionaría muchos problemas”.

Zonas rurales

Desde Mayores UDP no se han olvidado de la España rural, y quieren que “se garanticen los servicios esenciales en las zonas rurales, y no se deje todo desolado como está pasando ahora”.

Entornos amigables

Por último, CEOMA y Mayores UDP piden al nuevo gobierno que se comprometa a hacer de esta sociedad un entorno amigable con los mayores: “Es una meta que requiere un largo recorrido en el que habrá que desplegar un amplio abanico de opciones que va mucho más allá de cambiar o adaptar infraestructuras. Hace falta cambiar actitudes, superar estereotipos, apertura de mente, y decisión política para afrontar nuevos caminos”.

Y añden: “Es muy importante tener en cuenta que la amigabilidad con las personas mayores no se puede construir sin las personas mayores y es preciso reivindicar que hay que trabajar para las personas, pero con las personas”.

Sobre el autor:

Laura Moro, periodista.

… saber más sobre el autor

FONTE: 65yMas
222 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail